Páginas vistas en total

martes, 13 de agosto de 2013

¿Doble o único sentido?

El Hombre y la Yegua


En un mar infinito de altas pasturas, en el horizonte, allá donde la tierra se confunde con el cielo, el sol recorta su figura.
Indómita la yegua corcovea, el hombre se esfuerza por mantenerse en el apero.
La lucha comienza y termina. Bestia y hombre, animales al fin. El sabe que puede domarla, ella se deja domar... pero no sin antes recibir un azote de su fusta.

Hambre



El perro es fiel, obediente, su instinto le apuñala el estómago pero no ceja, una fuerza inveterada lo controla.
¿O es el placer de lo prohibido, de lo que duele?
Se relame, babea... ella se acerca y le dice "¡coma!"... y el perro come... pero sobre todo goza...


No hay comentarios:

Publicar un comentario