Páginas vistas en total

lunes, 20 de junio de 2011

El sueño.



Esta mañana me desperté feliz. La sensación era de bienestar, tranquilidad y plenitud. La vida me regaló un despertar maravilloso, todo gracias a un hermoso sueño que había tenido. El problema empezó cuando quise acordarme qué había soñado – o con quién - . Me esforcé y no logré recordarlo, lo busqué y rebusqué en todos los recovecos de mi laberíntico cerebro, exploré en las profundidades de mi amplio corazón y por último me aventuré en los misterios de mi alma…
Nada, recordé miles de cosas, grandes eventos funestos  y  hermosos y pequeños momentos felices. Lágrimas, sonrisas, amores y desamores. Sueños viejos, sueñitos, fantasías y deseos. Pero del  sueño feliz, nada de nada.  Pensamientos tristes ensombrecieron mis ojos, una mueca de desazón se dibujó en mis labios, con la mandíbula tensa y los nervios crispados salí a la calle.
¡Sueño de mierda!
Me arruinó el día…

No hay comentarios:

Publicar un comentario