Páginas vistas en total

lunes, 24 de agosto de 2015

Amor pequeño


Su amor era tan pequeño, tan pequeño que cabía en la casita que se formaba cada vez que se abrazaban. Abrazos fugaces y furtivos amparados por libros y bares.
Su amor era tan pequeño que su única protección eran las luces de la avenida y el manto de la fría noche. Ése era su mundito de felicidad, de pestañeos y mohines.
Su amor era tan pequeño que les bastaban unos escuetos besos entre risas y cotidianeidad. Besos alegres de fuego y pasión.
Su amor era tan pero tan pequeño que una sombra de pesadas botas y mirada cavernosa lo aplastó.
Ahora se extrañan... pero ya se les va a pasar...


Imagen: http://www.saatchiart.com/tinkerbrothers

sábado, 1 de agosto de 2015

Amorgasmo



 Acariciar tu pelo, sentir círculos de placer en medio de desarticulados estertores. Un reflejo impúdico entre flashes azulados. La suavidad de una conexión sideral en permanente movimiento, electricidad pura y de reojo mirarte y asomarme al amor eterno, cayendo de golpe en la profundidad de tu cuerpo en un suspiro de pequeña muerte.




Imagen: http://ernestdescals.blogspot.com.ar/2012_01_01_archive.html

Adiós



No te soñé... te viví y reviví en una película en blanco y negro, danzando entre sábanas, reflejándote en la penumbra plateada de un obsceno espejo. Fuiste tormenta golpeando una playa pedregosa. Fuiste fuego arrasando un campo en otoño provocando aleteos en oscura huída. Fuiste el rocío sobre los adoquines de un pasaje que separa la casa de dios de la caverna de las miradas desaparecidas. Fuiste un último beso entrecortado por pasión y ternura.
Ahora sos una joya engarzada en la historia de un viejo corazón.

Imagen:  http://revistaarlequin.blogspot.com.ar/2008/11/hermel-orozco.html

Extraña libertad





 Extraña ver crecer la hierba y entrecerrar los ojos de cara al cielo mientras aromas dulces desconocidos acarician su olfato. Extraña sentir la vida clavando los dedos de los pies en la humedad de la tierra energética y el vapor de un café en la estufa que en su devaneo va dibujando caprichosas siluetas junto a la ventana. 
Extraña el rubor de unas mejillas ajenas a las curvas que se traslucen, curvas que invitan a volver al calor de las sábanas.
Un pájaro vuela como queriendo llegar al sol extrañando el abrigo del nido.
Una mariposa vuela entre los barrotes... una lágrima se pierde en el gris de las heladas piedras...


Imagen: http://manuelmolinaartistaplastico.com/Obras.html