Páginas vistas en total

viernes, 4 de octubre de 2013

La mica de tus ojos.






En una plaza violeta sentada en una rosa te vi. El viento se tomaba el trabajo de despeinar, uno a uno, tus cabellos en una brillante cámara lenta. Caminé hacia vos y me alejé cada vez más. Y ahí estabas, tu aroma, una caricia en sepia, me lo dijo. Te susurré al oído palabras invisibles y me senté a tu lado. El sol hizo brillar la mica de tus ojos, las mariposas se posaron en las espinas y formaron flores agitadas.
No nos tocamos, nos sentimos.
Vos allá, yo acá.
Como debe ser, como no queremos que sea…

No hay comentarios:

Publicar un comentario