Páginas vistas en total

lunes, 16 de julio de 2012

Instrucciones para inmortalizar esencias




Anímese, esa boca dentada no muerde. Vamos. Introduzca la mano en esas fauces y emulando a un pulpo tome el objeto en cuestión, ese aparatito que es imagen en potencia. Sáquelo, que la luz bañe su carcasa, ahora sí, sopéselo, mírelo y siéntalo. Familiarícese con él,  asimílelo hasta que se convierta en una parte de su ser.
Verá que presionando un botoncito podrá capturar el imperceptible movimiento de un árbol, paralizar el aleteo de un colibrí, plasmar en el infinito una sonrisa, eternizar un segundo.
Cada tanto cerciórese que el mentado artefacto tenga pilas. Son esos tubitos llenos de efímera vida electrónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario