Páginas vistas en total

miércoles, 9 de febrero de 2011

"Sacrificio"

Paciencia, una virtud característica de mi especie que agradezco enormemente tener.
Tanteo las finas hebras perladas por el rocío de la mañana. Pasan las horas, el hambre no logra quitármela de la cabeza; el miedo me aguijonea pero no me petrifica, debo ser muy cuidadoso; el instinto y el deseo superan mis ganas de huir; la veo, tan bella como peligrosa, pero quiero sentirla, seducirla, cautivarla y derramar mi simiente dentro de su ser. Debo llegar a ella, cautela, confío en mi capacidad. Me acerco lentamente, ella duerme; la toco suavemente; despierta embelesada por mis pródigas caricias; una corriente recorre mi cuerpo, es el éxtasis, ella siente lo mismo, lo noto; todo su - ahora - laxo ser destila satisfacción. Faena cumplida ¿podré repetirlo alguna vez? ¿se entregará tan dócilmente? Dudo. Error fatal. Un movimiento apenas perceptible, una perla de agua se desliza y cae al vacío; siento un frío que se apodera lentamente de mí. Estoy inmovilizado, con horror observo como mi bella amada se transformó en la peor de mis pesadillas, comienza a devorarme. La escena parece irreal ya que no siento dolor. En pocos segundos no estaré en este mundo, pero mi legado ya late dentro suyo. Sacrificio vital y cruel; así es desde el origen de los tiempos, pocos perecemos para que muchos vivan. 

Este es el cruel destino de la araña macho, ser un amante gallardo y a la vez… un buen almuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario