Páginas vistas en total

viernes, 18 de febrero de 2011

Mar de China

Curtido por el arduo trajinar en altamar
Tatuajes de tinta y años vividos y sufridos cubren su ser
Duro hijo de Poseidón
Diez años en tierra, una década de dolor en su corazón
Profunda cicatriz de una daga invisible
Mira correr el agua con nostalgia
Todas las noches la misma silla en el mismo bar
Un hombre vacío, un alma descarnada
Beber y recordar
Remembranzas de un amor de jade en Shanghai
Meretriz que nunca supo ni imaginó lo que despertó
Áspero hombre de mar que mira y no ve
Una triste sonrisa esbozada, mueca trágica
La bruma que cubre sus ojos se disipa
Reflejo de estrellas sobre el agua calma
En su iris aún destella el Mar de China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario